s88


Esta torrencial intemperie que me absorbe
como  partes de un puzzle errático
como a un extraño remolino de ahoras
en horas de mi propia negación,
la religión de los bordeline
se me asoma en las pupilas.

Dije vuelo y desapego en picada
cuando mi bandada giraba en contrario
y estaba sudando mi ayer entre las sábanas
y todo dolía y todo envolvía la distancia
mi alma se llovía por mis adentros
era lamento buscándose y arañaba ,
con la preñez oscura  locura solitaria.

En mil giros la sangre se aleja
la maraña retuerce todo destino
solo  alcanzar el vuelo
en el cuenco del abismo
para olvidar la llave de mi rotura
en el pantano de los delirios.

Tortura  impera en el labio
cuando  la resulta  es ciego punto de latencia.


Lichazul © Elisa

36 comentarios:

Alicia Fernández dijo...

Jo que bueno
a veces me dejas sin palabras. El destino sera alcanzar ese vuelo ... un abrazo grande

Gizela dijo...

POETA...suena en su conjunto a febril noche!!!
Pero separando verso a verso, es un vuelo precioso de imágenes sobre lienzo de palabras!!!

Besotessssssss

Aristos Veyrud dijo...

Tal vez esa religión borderline llegue a mutar en un vuelo donde planeen las alas del verso en los cuencos de los abismos.
Abrazos!!!

Rafael dijo...

¡Qué difícil debe de ser, para tu protagonista, volar en ese puzle errático con tanto giro y viento en contra!
Un abrazo en la tarde.

TriniReina dijo...

De estas intemperies hay que huir al instante en que el abismo se hace cuerda para ahogarnos.

Besos

Jerónimo dijo...

"...mi alma se llovía para mis adentros..."
Cuando eso ocurre, no hay paraguas que nos resguarde de esa lluvia, sólo esperar a que escampe.
Y es que hay días en que sería mejor no levantarse de la cama.

He visto en el poema desde el hastío hasta la desesperación, pero también mucha fuerza expresiva y mucha belleza literaria.

Abrazo Elisa.

TORO SALVAJE dijo...

Te siento centrifugada.
Espero que sea para bien.

Besos.

elisa lichazul dijo...

muchas gracias a ustedes

besos y buena jornada

TORO SALVAJE dijo...

Centrifugada por el remolino de ahoras.

Besos.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Un poema muy duro, Elisa. Quizá la voz poética sepa crear desde el dolor, pero que ahí no se quede.
Besos.

Manuel López Paz dijo...

Nostálgico Licha, sobretodo cuando se llueve para adentro.

Y sin embargo es impactante.

Besote guapa

elisa lichazul dijo...

muchas gracias por sus lecturas
abrazos

María Bote dijo...

Duras imágenes, pero estupendo poema, querida Elisa.

Besos de buenas noches.

Innombrable dijo...

Joder, que me ha encantado...
un beso
carlos

Lucrecia Borgia dijo...

Siempre vas a encontrar otra oportunidad para volver a abrir tus alas y volar.

abrazo

Mavi en blanco dijo...

Revuelta estas amiga.
Siempre es un placer leerte.
Hay días imprecisos pero muy fructíferos.
Un abrazo GRANDE
Mavi

El collar de Hampstead dijo...

Bella manera de expresar como el alma se llueve para sus adentros.

Imágenes con mucha fuerza.
Como el remolino.

Besos,Carmen

Mirella S. dijo...

Me impresiona esa fuerza de la desesperación que le imprimís a esa voz del poema.
Abrazo, Elisa.

Lapislazuli dijo...

La nostalgia tambien inspira
Bellisimo!!!
Abrazo

Meulen dijo...

Asi comprobamos
que NADA EXISTE PARA SIEMPRE
tan fácil decirlo, sabemos que vivirlo a concho es otra cosa,
pero hay que seguir viviendo
y al fin desalojar lo que nos hiere.

un abrazo grande estimada Elisa.

Verónica Calvo dijo...

En esos momentos solo queda agarrase bien y soportar la arremetida.

Besos Elisa

José Manuel dijo...

Hay que huir de esas nostalgias que hieren, emprender el vuelo...

Feliz día
Besos

elisa lichazul dijo...

muchas gracias por sus lecturas y consejos jajaja

abrazos

Lyliam dijo...

Terrible poema Lich, una maraña de sentimientos negativos solo conduce a la depresión y centrifugarse junto a ellos es verlos bien de frente a pesar del movimiento. A cerrar los ojos hoy y aferrarse de lo que venga hasta que pase. Un abrazo linda, siempre impactante tu fuerza al escribir.

elisa lichazul dijo...

gracias Lyliam

escribir es pura catarsis
bien por quienes la hacen

abrazos

Mavi en blanco dijo...

Blogger Mavi en blanco dijo...
Algo sabe de mi Elisa, la pintura con su hija en brazos la tiene en su casa de Viena. Le hable de mi pintura sobre Ela y su labor y quiso tener un recuerdo y ese le gustó.
Espero divulgar de alguna manera en mi entorno, su ación. ya te cuento.
Un abrazo
Mavi

17 de octubre de 2013 07:44 Eliminar

Aniquiladora dijo...

¿No será el destino quién retuerce la maraña?
Increíbles imágenes.

Besos.

la quiltra dijo...

eso de la religion bordeline... me gusto!!!

elisa lichazul dijo...

muchas gracias por sus lecturas
abrazos

VivianS dijo...

Me encantó Elisa, fuerte y nostálgico, pero lleno de matices (así, lloviéndote por tus adentros)
Un beso

Sandra Garrido dijo...

este poema es herida abierta y sangrante
o tal vez de una cicatriz que duele por el mal tiempo
me encanta, y es que la poesía que nace desde los adentros, que se sangra, es la que más me llega.

un besazo

elisa lichazul dijo...

Vivian
Sandra
muchas gracias, besitos y energías
:D

Pilar Contreras dijo...

para olvidar la llave de mi rotura
en el pantano de los delirios...

Bellisimo y especialmente profundo Elisa, un placer inmenso leerte.
Feliz fin de semana, abrazos Pilar

Maritza dijo...

Se hace duro leer aveces... Son sentimientos fuertes que se incendian en vivencias, emociones, giros y giros, el caminante cuesta arriba y cuesta abajo...En fin, secuencias de una historia.

Mi abrazo grande y felicidades por tu escritura siempre liberadora para la hablante.

(Disculpa no estar tan presente aquí, casi en ningún blog lo he estado).
Besos!

PEPE LASALA dijo...

Poema duro el que has escrito, y que transmite mucha realidad, ahí está el secreto de los versos. Muy bien escrito Elisa. Un fuerte abrazo y feliz fin de semana amiga.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

El existir es una prueba de resistencia, donde obran apegos y desapegos, traiciones y lealtades, que juegan al pendular andar del reloj...y aveces nos quedamos en la oscilación, en uno de los extremos del péndulo.
Saludos, bella. Carlos