s80

Madrugada
y el firmamento se tiñó de vida
donde las palabras se vistieron de promesas
donde las caricias volaron hasta ti
para que no olvidaras aquel poema
ese que escribí  borracha de amor
cuando pensaba que el sol tenía tu luz
cuando sentía que la distancia no existía
cuando mi fragilidad en tu pecho anidaba
cuando la esperanza sostenía esta pluma.

Pero el tiempo se encargó
como un centinela en la bruma
que ese momento de magia a tu labio congelara
con el hielo de la indiferencia.

Lichazul © Elisa

28 comentarios:

El collar de Hampstead dijo...

Y se fue al carajo el firmamento...

Lo mejor sería una ración de olvido.
Fuera hielo.

Un besito,Carmen

Rafael dijo...

A vece, los mejores deseos se frustran por esa indiferencia que dice tu protagonista.
Un abrazo.

Belén Rodríguez Cano dijo...

No hay un sentimiento que nos haga sentir peor que la indiferencia en el otro.
Es como si hubieses dejado de existir o fueses invisible.
Besos.

Mavi en blanco dijo...

Si era indiferente a ese amor,
no lo merecía. Saliste ganando, pues no hay nada que duela más que la indiferencia.O si, la compasión.
La cura es alejarse cuanto más lejos mejor. (creo yo)
Abrazos calentitos.
MAVI

elisa lichazul dijo...

muchas gracias por sus lecturas

sin duda la indiferencia es lo más fome que nos puede pasar

abrazos

Aristos Veyrud dijo...

Bueno pero si no le gusta y no quiere como obligarlo...a veces dios le da pan al que no tiene dientes.
Abrazos!!!

Manuel López Paz dijo...

Hola guapa: Me hacia falta tus palabras.

La indiferencia...a veces peor que el hielo. Y más dura.

Besote guapa

Innombrable dijo...

y se congeló
tanta indeferencia a veces duele mas que una bofetada
saludos
carlos

elisa lichazul dijo...

muchas gracias a ustedes por sus palabras
abrazos

Mavi en blanco dijo...

Blogger Mavi en blanco dijo...
Me apasionan y me dan mucha paz, esa es la verdad.
Y ahora me acompañan en mis horas convalecientes. después de una intervención de un pie del que me encuentro mejor.
Besos

8 de octubre de 2013

Milena dijo...

Sufrir la indiferencia... es tremendo...
Pero nos hace resistentes.

Gracias Elisa!

Abrazos

Lucrecia Borgia dijo...

A veces, la indiferencia y la frialdad, hacen más daño que la aversión declarada.

abrazo

Sandra Garrido dijo...

y se cayó el cielo y rodó por sus píes, cuanto duele la indiferencia, Besos

Amapola Azzul dijo...

Pues el poema brilla con luz propia, igual que tu poesía, Un beso.

Feliz semana, Un abrazo, Elisa.

elisa lichazul dijo...

muchas gracias
abrazos energéticos

Maria Rosa Giovanazzi dijo...

Corta y pega de nuevo. Bello.

mariaorsa

Maritza dijo...

Uff... la indiferencia es un portazo en la cara del alma! Pero quien ya lo vivió, lo resistió.

"Odio quiero más que indiferencia", decía una canción, pero creo que ninguna puede ser mejor. La distancia es brevísima entre una y otra cosa.

Palpitante y sufrido poema.
ABRAZO GRANDE, ELY!
Y bendiciones.

Rosa Mª Villalta dijo...

Elisa, sí, de nuevo otro amanecer; aunque no tengas ganas de ver la luz, vuelvo a verla. Si algo tengo bueno es leer tan bellas letras llenas de sensibilidad y realidad, plasmadas con tanta originalidad y belleza.
Abrazos. Rosa.

TORO SALVAJE dijo...

La muerte nos salvará.

Besos.

TriniReina dijo...

Aquél poema...
Aquél de antes del desencanto.

Sin embargo, a mi me encantan tus versos de hoy. Pese al dolor en cada letra.

Besos

Verónica Calvo dijo...

Y a pesar de todo, el poema quedará intacto con el peso de su momento.

Besos Elisa, que tengas una buena semana

Darío dijo...

Si estabas borracha de amor, o de vino, fue el gran poema. Abrazo.

elisa lichazul dijo...

mil gracias a ustedes por sus lecturas y opiniones

abrazos

Pedro Ojeda Escudero dijo...

El sol no puede calentarlo todo, Elisa.
Besos.

Ricardo Gonzalez dijo...

A veces el hielo se puede quebrar y todo surge...pueden los poemas romper lo que alguna vez fue tibio? Abrazos.

elisa lichazul dijo...

Pedro
Ricardo

muchas gracias
besos

MAJECARMU dijo...

Si, el amor va evolucionando, y nos va mostrando sus distintas caras cálidas e indiferentes...Todas ellas son vitales y reales, como la vida misma...Muy buena esa visión, que fluye y va cambiando como un río hacia adelante...
Mi gratitud y mi abrazo grande, amiga.
M.Jesús

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

El amor también se hiela. UN beso. carlos