s26



No hay nada nuevo
eres siempre predecible
un trasparente calco de lo correcto
por eso mi incierto huye
el juego se hace de memoria
ya no hay historia
la soledad arropa los deseos
cuando nos miramos
pero aún así no suelto tu mano
son tantos los años
demasiados  para separarnos.

Lichazul © Elisa

9 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

La rutina se comió el corazón.

Besos.

Rafael dijo...

Quizás, y no por los años, cuando se ama, no se deja nunca esa mano que un día aferró la tuya.
Un beso.

Milena - en danza dijo...

Echar fuego para que no pase...

Besos

El collar de Hampstead dijo...

Seguir por inercia?
: (

Bss

Aristos Veyrud dijo...

La costumbre puede más que el amor.
Abrazos!!!

Maritza dijo...

Hay cierta seguridad en lo conocido, que no provoca chispas pero que está ahí cuando se le necesita...(amor? yo creo que sí, entendiéndolo como una decisión).

ABRAZOS!!

Ricardo Gonzalez dijo...

Nuevamente digo...ya es tarde...saludos.

Luis Salares dijo...

La lucha contra la monotonía...el diablo más perverso de las relaciones largas, yo creo que todo tiene su momento y si se pasa, no hay marcha atrás no hay remedio, pero hay que seguir creciendo. Estupendo poema y blog Lichazul. Cada cual tiene sus contrapesos para poner en la balanza y elegir. Pero hay que evitar los miedos a toda costa.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

El tiempo amarra en el amor, así sólo se vuelva costumbre. Un abrazo. carlos