s70


Cada vez son menos las manos
cada vez menos los labios
cada vez menos los signos
y me voy apagando
cual  lucecilla en el Ganges arcano.

Lichazul © Elisa

21 comentarios:

Milena dijo...

Que bonito Elisa ...
Realmente esa fe... No se apaga nunca...

Pero que requetebonitoooo

Un abrazo grande

Sandra Garrido dijo...

pero cuanta ausencia, es delicado y hermoso, pero se siente la ausencia a flor de piel.
Estoy segura que habrán más manos, más labios, más signos, aunque la vida pasa pero aun queda trayecto.

besos

Gizela dijo...

Cortico, pero contundente!!!
Letra a letra, retrataste una soledad!
Besotessss POETA!

Lucrecia Borgia dijo...

La soledad es la única que nos entiende y nunca jamás cuestionará todo aquello que pensemos.


abrazos

El collar de Hampstead dijo...

Ojalá lleguen unas manos y unos labios que te hagan temblar.

Un besito,Carmen

Mirella S. dijo...

Que a la poeta nunca le falten las palabras...
Un gran abrazo, Elisa.

Rafael dijo...

Pero siempre quedará una luz en tu alma brillando, no lo dudes. (Dile eso a tu protagonista de mi parte Ely)
Un abrazo en la noche.

Humberto Dib dijo...

Qué horrible debe ser sentirse así, espero que sólo sea arte.
Un beso de mitad de semana.
HD

Aristos Veyrud dijo...

Hay que darle tiempo al tiempo, no queda de otra.
Abrazos!!!

TORO SALVAJE dijo...

Sé lo que es.
La poesía no se va.
Menos mal...

Besos.

Darío dijo...

lA LUZ ES MENOS, NOS AÍSLAN... uN ABRAZO.

elisa lichazul dijo...

a veces el tiempo nos traga y nos desmenuza en pequeños giros que arremolinados se sujetan entre los pliegues de una mirada que no es la propia...

gracias

Rosa Mª Villalta dijo...

¿Por qué será que me siento muy identificada con tus versos?
Me ha gustado muchísimo.
Abrazos. Rosa.

la quiltra dijo...

las estrellas demoran millones de años en apagarse, así que concluyo, tú brillarás un montón de tiempo.

Meulen dijo...

Mi abrazo grande mujer
que en todo ser por mucho existe la fuerza inconmensurable
que a pesar de todos los pesares
somos capaces de seguir avanzando
que de todo ese fluir llegue a tu corazón florido de poeta
le acaricie el rayo de luz del amor
de lo que somos enteramente nosotros mismos
que teniéndonos
tan grande como
el renuevo de la Tierra que renace y nosotros palpitamos en ella---

te abrazo siempre!

Eduardo Fonseca Muñoz dijo...

Cuando la intensidad de la luz es tal que corremos el riesgo de quedar sin baterías, hay que poner en marcha el regulador para no apagarnos.
La brevedad de tu poema es el mentis de su fuerza.
Espero que ese sentimiento de abandono se quede entre las rejas de tus versos.
Un beso desde este meridiano.

Jerónimo dijo...

Hay que encenderse de nuevo, que la llama nunca decaiga.Para ello hay que respirar a pulmón abierto siempre el oxígeno de la vida.

Abrazos Elisa.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

El río recoge siempre todas las luces.
Besos.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

El materialismo, la competencia, el espíritu de competencia, como desgajan del árbol la savia del sentimiento...por eso..."mientras me haces el amor, tendré tiempo para observar en el ordenador, el flujo de la banca.." UN abrazo. Carlos

TriniReina dijo...

Sí, a veces casi nos extinguimos...

Besos

MAJECARMU dijo...

A veces es necesario apagarse...para encenderse de nuevo.
Un beso y feliz día, Elisa.
M.Jesús