s68

Te me ausentas en cada verso
queda el hueco de tu nombre asociado
nada mitiga este andar buscando
cuando los labios sellan el grito.

Desfallecer en el soliloquio
con la premura del que todo lo ha dado
hondo es el dolor vigilante
intentando rescatar lo frágil de la muerte.

Dónde se oculta el camino
ese de los días y de los meses
veleta resulta el amor en todo este páramo
de hueso y carne traspasado.

Tutelar designio es la arcilla minúscula;
 la travesía que de la sangre resulta
es torrente que amanece en los despojos mutilados,
vientre de culpa ... poema abortado.
.
Lichazul © Elisa

19 comentarios:

Taty Cascada dijo...

¿Poema abortado?, poema redondo como siempre querida Elisa. Tu pluma avanza y crece con el trabajo y empeño. Te felicito.
Abrazos todos.

El collar de Hampstead dijo...

Yo lo veo un poema desgarrado.

Espero que el dolor sea solo poético y no real.

Un besito,Carmen

Rafael dijo...

Quizás más que poema abortado, sería poema naciente y en proceso.
Un abrazo en la noche.

Aristos Veyrud dijo...

Hay veces que las cosas salen y resultan, hay otras que no. Simple ritmo y mandato de la vida.
Abrazos!!!

elisa lichazul dijo...

muchas gracias por sus interpretaciones

abrazos

TORO SALVAJE dijo...

Hay ausencias que buscan evitar la frustración.

Besos.

Horacio Beascochea dijo...

Hay cierto desgarro, sí, a veces alcanza con la poesía para mitigarlo.

Beso grande

Ricardo Gonzalez dijo...

Nació de un poema. Mucha calidad...saludos.

Gizela dijo...

¡Sublime poema Elisa¡
Cada imagen desgarra con dolor.
La fragilidad de la muerte es una pasada loza para quien sobrevive y vive la ausencia

Besos POETA!

Adelfa Martin dijo...

¡Bien! que bueno.... me llevo este link para mis blogs que sigo..

abrazos

elisa lichazul dijo...

muchas gracias por sus huellas
abrazos

Amapola Azzul dijo...

Es muy bello este poema, Elisa, un abrazo, enhorabuena.
Muy lindo.
Brilla, tiene luz.
Feliz semana tengas.

Verónica Calvo dijo...

Qué bien expresado, Elisa.
Las palabras que has utilizado son bellísimas.
Te felicito, me ha gustado mucho.

Besos

elisa lichazul dijo...

muchas gracias por sus palabras
abrazos

Meulen dijo...

Un abrazo
cuidate
que eres muy valiosa!

Eduardo Fonseca Muñoz dijo...

No existe culpa en un vientre que incuba tales versos, que duelen, como la ausencia que los engendra.
Mil besos, querida Eli

Eduardo Fonseca Muñoz dijo...

No existe culpa en un vientre que incuba tales versos, que duelen, como la ausencia que los engendra.
Mil besos, querida Eli

Pedro Ojeda Escudero dijo...

El poeta nunca está solo.
Besos.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

La desesperanza. Ni el amor florece. Sólo la razón del dolor, de la culpa, quizás de existir sin destino o de forjar un destino que no se encuentra, se camufla en el follaje de la simulaciones. UN abrazo. Carlos