s65


Primero el Padre, luego el Hijo,
-la Hija nunca contó-
para terminar con todos los Espíritus del abismo,
fui prendida, juzgada , condenada
y mis huesos se hicieron quebranto
en el espanto de los siglos
fui conminada a permanecer relegada
en un rincón prematuro
donde los débiles y los ancianos temblaban
la sangre no importó ni fue razón
toda una confabulación sin sentido justo,
felices eran ellos en su potestad gigante
seguros y dominantes cual sabios intachables.

Temor , cuanto temor aún en el fondo subyace,
ellos dan palos de ciegos pero con la idea fija
suponen e interpretan según sus ánimos
pero no son más que monos porfiados
jugando a la humanidad evolucionada.
Y nosotros...  los de la fila
guardamos la esperanza y el amor
pensando en el futuro redentor
donde las cadenas y los viejos paradigmas se rompan
cuando las leyes temperamentales aflojen su coraza
cuando todos y entre todos hagamos de esta casa
un Paraíso de convivencia plena
con el entendimiento por piedra angular
con la palabra por todo honor y confianza
con la cooperación transparente por todo camino .


Lichazul © Elisa

14 comentarios:

El collar de Hampstead dijo...

Duele.
Y duele pensar que ese Paraíso está tan lejos...de estos mundos enfermos de codicia,de maldad y de mentira.

Un besito,Carmen

Rafael dijo...

Es difícil renunciar a la utopía y a los sueños a pesar de ver y sentir la realidad tan cerca.
Un abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

Monos malditos por todas partes.

Que horror.

Besos.

Raquel Graciela Fernández dijo...

Bellísmo poema. Duro, pero bello. Todo mi amor para vos y tu gente, siempre.

Mirella S. dijo...

Todavía hay un largo camino por recorrer; mi parte positiva mira hacia atrás y me dice que algo se ha logrado.
Besos, Elisa.

elisa lichazul dijo...

muchas gracias por sus lecturas
besitos y energías

Sarco Lange dijo...

Se me vino a la cabeza el Pateando Piedras. Pero la imagen de la Hija me perforó el quebranto.

Un beso Elisa.

María Socorro Luis dijo...


Hacia el Norte o Hacia el Sur, siempre arrastran tus poemas.

Besodedomingo.

Eduardo Fonseca Muñoz dijo...

"la Hija nunca contó"....Comencemos por reescribir esa parte de este seudoparaiso que nos intentan vender como placebo de realidad. Hagamos que las palabras angulares sean dichas por hijos e hijas a la par, y tal vez el verdadero Paraiso deje de ser una quimera para convertirse en deseo posible.
Como siempre, pasearme entre tus letras es renovar mi confianza en la buena poesía, no la que se escribe simplemente, sino aquella que a conciencia se PARE...
Mil besos desde este lado del mundo, que tengas un domingo delicioso y una semana espectacular.

elisa lichazul dijo...

mil gracias por sus lecturas y opiniones, en especial a ti EDU!!

abrazos y besos pa'ustedes

Amapola Azzul dijo...

Pues pobre hija.

Un beso¡
:)

Amapola Azzul dijo...

Pero esta poesía hija tuya no es pobre.

Un abrazo, Elisa.

Bien por ella.
:)

Aristos Veyrud dijo...

Soy un convencido que la lucha nos hace merecedores de nuestras conquistas y victorias, nada nos es gratuito.
Abrazos!!!

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Cambia el género de las personas. Mejorará el resutado.
Besos.