s56


Uno nace, crece  y se cree invencible
y nos crece el pelo y las uñas
y de paso los colmillos
nos vamos aguzando el sentido
mordiendo en la palabra
desgarrando el sentir
nos hacemos un mar en las confusiones
desarrollamos tormentas
nos colamos en los secretos
y hacemos del espectro nuestro reflejo;
solo venimos a perder la vida
a dejarla en el día a día
a oxidarnos los sueños
a hacernos zancadillas y temblor de huesos,
terminamos olfateando el miedo
tragando pesadillas
manoteando moscas
que se posan en las costras de nuestro destino,
todo los cuentos que oímos
se quedan en la orilla del jadeo
después de la carrera perdida,
nadie ya nos mira
-ni nosotros mismos-,
apenas nos alcanza para suturar una herida
que se hace infinita en el silencio.

Lichazul © Elisa

32 comentarios:

Aristos Veyrud dijo...

Versos en un horizonte de abandono. En todo horizonte si bien es cierto que hay ocasos también es cierto que el sol despunta despertando el rocío en la tersura del verde de la yerba.
Abrazos!!!

TORO SALVAJE dijo...

La decadencia está asegurada.

Besos.

VivianS dijo...


Cierto Elisa, uno nace y crece creyéndose invencible hasta que los años empiezan a pasarnos por encima, hasta que conocemos la desilusión, hasta que nos damos cuenta que no sólo mueren los viejos (como pensábamos de niño)…
Al final eso es la vida, una gran encrucijada.
Un beso

Mavi en blanco dijo...

Es ley de vida.
Hoy me acuerdo especialmente de ti.
Celebro mi santo.
Besos

Mavi en blanco dijo...

Elisa cuesta un poco la lectura en este color rojo...
besitos

El collar de Hampstead dijo...

Desolador.
Me has venido mucho a la cabeza ,leyendo la prensa con artículos sobre el 11s.
Qué tristeza produce,q indignación y q impotencia!

Besos,muchos,Carmen

El collar de Hampstead dijo...

Magnífico el poema.
Q se me olvidaba decirlo...

Darío dijo...

Nos crece todo, sobre todo el egoismo... Un abrazo.

Gustavo Figueroa V. dijo...

Un poema que desnuda la profunda fragilidad humana; las palabras son las precisas para hacer el diagnóstico del ser humano que se cree poderoso y omnipotente.
Este es uno de los mejores poemas que te he leído!
Cariños.

Lucrecia Borgia dijo...

Crecemos no peor o mejor mientras nos hacemos viejos, sólo más como nosotros mismos.

abrazo

Mirella S. dijo...

Primero crecemos como nos dejan, después como podemos, con la mochila al hombro de nuestros miedos e incertidumbres.
Un día nos sentimos poderosos, al otro apenas una hormiguita y seguimos adelante a los tropezones, pero esto es vivir.
Bello poema, Elisa, coincido con Gustavo Figueroa.
Un abrazo

Milena - en danza dijo...

Excelentemente expresado

Abrazos solidarios

José Manuel dijo...

La vida comienzo y final de todo, y en medio de éllo el ser humano luchando en una batalla que ya está perdida de antemano.

Feliz día
Besos

pluvisca dijo...

me ha gustado muchísimo tu poesia, es real y raspa el alma recordando lo que somos

Un abrazo

elisa lichazul dijo...

muchas gracias por sus opiniones
abrazos

la MaLquEridA dijo...

Tratando de vivir se nos olvida hacerlo cada día.


Un saludo

Claribel Alanis dijo...

Cada día trae consigo
una enseñaza que vamos
aprendiendo con los años..
Besos elisa..lindo fin de semana.

arjex dijo...

...y la vida es muchas cosas a la vez, incluidas las que usted nos susurra...cariños y buenas fiestas.

:D

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Quizás como lo dijo un expresidente colombianos: somo ya muebles viejo, que han perdido el brillo y la ilusión. UN abrazo. Carlos

Isabel Martínez Barquero dijo...

Tremendo y magnífico poema, Elisa, de los que calan hondo.
Como decía Djuna Barnes: "la vida, el permiso para conocer a la muerte".
Es el gran tema, quizá el único tema, del que huimos para no volvernos locos, aunque con el paso del tiempo se asume algo. La condena desde el inicio, lo que somos.

Me ha costado encontrarte, que ahora el "Panteón" no está, pero lo logré.
Un besazo y feliz fin de semana.

elisa lichazul dijo...

muchas gracias a ustedes por dejarme sus preciosas huellas
abrazos y feliz fin de semana
:D

Gizela dijo...

Nos vamos restando, entre ensayo y error, con algunas victorias que guardamos,como pequeñas sumas, para mantener los latidos...
Un POEMAZO!!!
Besos POETA!!!!

María Socorro Luis dijo...


Exacto diagnóstico de lo que somos; de lo que nos han enseñado a ser.

Abrazosotoñoprimavera

Belén Rodríguez Cano dijo...

Desgarrador poema, muy crudo por ser tan real.
Es un reto del que nunca saldremos vencedores.
Besitos.

PEPE LASALA dijo...

cuando somos jóvenes pensamos que nunca van a pasar los años y que siempre vamos a estar igual. Un poema muy real Elisa. Un fuerte abrazo y feliz fin de semana amiga.

elisa lichazul dijo...

muchas gracias por sus lecturas y palabras
abrazos y feliz finde

Sandra Garrido dijo...

la juventud y su inocencia, la ignorancia ayuda tanto en tantas ocasiones, el problema es que nos comemos el mundo de un sólo bocado y nos indigestamos.

Un fuerte abrazo

Verónica Calvo dijo...

Me gusta este poema, Elisa.
Profundo, reflexivo y auténtico.

(...) y hacemos del espectro nuestro reflejo; (...)

Te felicito, te creces :)

Besos

elisa lichazul dijo...

Sandra
Verónica

mil gracias por sus palabras , abrazos y felicidades
:D

Meulen dijo...

Asi mismito es pues...

cuanto debemos aprender a reconstruir a reparar...y creo nunca se aprende lo suficiente...

Eduardo Fonseca Muñoz dijo...

Menos la alegría, todo se nos cae a pedacitos. La alegría se nos cae toda de golpe y entera.
Palabras de mi abuela.

Ricardo Gonzalez dijo...

Siempre digo, nacimos para morir...