s50


Selección de trinos
viento borracho de versos
así quedan en el librillo
con ese brillo que el sueño promete.

Dónde la música se detiene
si este cantar es constante
dónde la palabra hace su nido
si el destino le da  alas vehementes.

Allá donde el mar y el cielo se besan
va la esperanza en su barca de mil rostros
los antojos de un corazón en solitario
son la greda en que todo se modela .

Fui por  instinto surcando las ideas
hasta hacerlas emerger con sentido
dónde descansará este labriego
cuando su trabajo cese?

Lichazul © Elisa

11 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Quizá no descanse nunca...
Besos.

Sandra Garrido dijo...

Allá donde el mar y el cielo se besan
va la esperanza en su barca de mil rostros

me he enamorado de esta imagen, es una delicadeza este poema, una suave caricia, con sus idas y venidas pero caricia.

Un beso, aquí ameneció lloviendo

Rafael dijo...

Quizás, y no siendo correcto, hago un paralelismo y busco la metáfora del "labriego-corazón" que "no descansa nunca"
Un abrazo y lindo sábado Ely.

María Socorro Luis dijo...


dónde descansará el poeta, cuando el silencio?...

Masbesos

Darío dijo...

Quizá descanse en el páramo de belleza... Un abrazo.

Pilar Contreras dijo...

La belleza siempre marca su propio sendero. Feliz fin de semana...
Besos, Pilar

P.D Al otro blog que te solia visitar no me concede permiso blogger. Besos, Pilar

elisa lichazul dijo...

muchas gracias por sus huellas, después de las tormentas viene la calma y también el descanso dicen los viejos del campo... quizá sea así, quizá sea solo otro impulso para recorrer otro cauce con la veta abierta a flor de labios

besitos y felicidades

Aristos Veyrud dijo...

Si confía en el amor no hay que preocuparse por lo demás.
Abrazos!!!

elisa lichazul dijo...

gracias DILMAN
el amor es pura energía
abrazos

Ricardo Gonzalez dijo...

Es labor eterno, descanso de los dioses...

Eduardo Fonseca Muñoz dijo...

Sí, muchos son los rostros que tiene la esperanza, por suerte. Y cada suspiro es como una ánfora moldeada con el barro de nustros deseos.
Mil abrazos.