s30


Vivo en un país con dolor de muelas constante
con la gripe cabalgando en los ojos
tosiendo recuerdos altamente contagiosos
y la justicia solo es placebo para el caporal.

Lichazul © Elisa

16 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Aquí el país se murió.
Estaba muy enfermo.

Besos.

Rafa Hernández dijo...

Cualquier día se lía un potaje de miedo y se van todos los países al garete, y el que quede enfermará de por vida. Obama ya está deseando meterle mano a Siria, y a este sujeto le dieron el Nobel de la Paz.

Besos Elisa.

Aristos Veyrud dijo...

Mientras los países políticos y geográficos estén infestados del virus neoliberal el diagnóstico no puede ser peor.
Si es un país como recurso metafórico el remedio está en la farmacia de la poesía.
Abrazos!!!

Rafael dijo...

Nada que añadir, salvo dejarte un abrazo Ely.

Innombrable dijo...

en todas partes parece ser que el mundo anda de cabezas...
muy corto este poema pero con una profundidad enorme.
abrazos
carlos

Mirella S. dijo...

Contundentes palabras, Elisa.
La gripe todavía tiene cura, el mío es un enfermo terminal.
Besos.

Milena - en danza dijo...

Original metáfora Elisa, y tan acertada... que me has hecho sonreír en vez de preocuparme...

Este país también anda griposo, por cierto.

Besos

El collar de Hampstead dijo...

Todas esas dolencias las sufre también el nuestro.
Desgraciadamente.
: (
Bss,Carmen

Cookyta C.C.N dijo...

Aquí cada día va peor la enfermedad, que tumba al proletariado y la justicia?? con los ojos vendados... malaya sea mi suerte!!

saludos Elisa un abrazo!

Maritza dijo...

Ay,la justicia...no me digas nada,Ely...

Abrazo grande.

Darío dijo...

No hablemos de la justicia, ese poder repugnante. No hoy. Un abrazo.

elisa lichazul dijo...

muchas gracias por sus huellas
buena jornada a cada uno

Ricardo Gonzalez dijo...

No existe...

MAJECARMU dijo...

¡¡Qué pequeño es el ser humano y que grande se cree a veces, amiga...
Mi abrazo y mi cariño, poeta y amiga.
M.Jesús

Eduardo Fonseca Muñoz dijo...

Ese placebo envenena a quien lo tome, y si no lo crees, mira hacia el otro hemisferio, querida Elisa.
Pero esperanza que no falte ¿de acuerdo?
Abrazos...sin placebo...

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

La justicia, traducción como intangible, de la base económica y capitalista del derroche, la corrupción y el cercenamiento de la palabra.

Saludos. carlos