s2



No me sueltes,
no me aprietes
no tengo la inocencia en mi piel
solo la ilusión en el respiro
voy en el flequillo de tu chaqueta...
-quiero gastarme en la niebla-
avanza mi pena
como una ráfaga de margaritas negras
 ya no puedes calmar esta avalancha nocturna,
ya no puedes regresar ni devolverme al camino
estoy en tu destino como un tiro exacto
-entre tus ojos-
y te vuelo conmigo a la zona germinal

Lichazul © Elisa

1 comentario:

Maritza dijo...

GUAU...
NI MUY APRETADA NI MUY SUELTA...no puedo imaginar a esta poeta de otra manera,no...

HERMOSO Y CONTUNDENTE.
TOTAL!

Tengo que repetirlo: me fascina este formato pequeño en los poemas. Tiene una suerte de no disolución del motivo central (y no se cansa al lector!).

ABRAZO GRANDE.
Y NUEVAMENTE: FELICIDADES!