s17



Traía adentro del útero
un amuleto recogido en el mar...Sarco Lange




Y en la espiga de su cuerpo
brazaletes encarnados
como los que por aquellos años
a tantos se les obligó a portar
mientras sus bocas ardían
y sus sexos solo sabían de electricidad;
ella volvió del mar
regurgitada en el dolor
-en nuestro dolor pendiente-,
tan pendiente
que ni los presidentes logran salidas
apenas un barniz
no hay directriz que guíe conciencias
el silencio es más fuerte
-es una hermandad de cuervos-,
donde los nombres no tienen rostro
ni menos responsables,
los querellantes riegan lápidas
con claveles y sollozos,
todos envueltos al final
en el abrigo invernal de la incertidumbre.

Lichazul © Elisa

10 comentarios:

VivianS dijo...

Hola Licha
¡Otro espacio para inspirarse! Me gusta todo lo que sea liberar musas (y tensiones ja)
¿Puedo unirme a esa hermandad de cuervos? Adoré ese verso. Al final un día no tendremos rostro.
Un beso!

TORO SALVAJE dijo...

Ni rostros ni futuro.

Besos.

Amapola Azzul dijo...

Es muy bonito este espacio, no lo conocía, Elisa.

Milena - en danza dijo...

Gracias por tus bellos poemas,
por tus palabras siempre tan acertadas!

Precioso tu nuevo espacio!

Que pases un buen día, un abrazo.

Rafael dijo...

Gran contenido social, me parece, el que tu protagonista derrocha en estos versos.
Un abrazo.

Migue dijo...

Me encantó leerte, no podemos vivir en la incertidumbre.
Saludos en tu Chile en el que tengo familiares.
Un beso.

Agradezco tu visita, "Don dinero se ha convertido en un Dios del que somos esclavos"

Rafa Hernández dijo...

Elisa gracias por invitarme y conocer este nuevo espacio tuyo. La duda que me tengo, es si con el otro blog sigues o lo has cerrado. Ya que entro y me dice, que sólo admite a lectores invitados. Bueno ya me contarás: De momento este ya lo tengo enlazado a mí lista y me he puesto de seguidor.

Besos.

Esilleviana dijo...

Las separaciones tienen esos momentos delirantes y pesimistas que parecen que nunca se podrán superar. Pero afortunadamente, todo pasa.

un abrazo para los, para ti y para Sarco.

MAJECARMU dijo...

Me alegro por este nuevo blog, Elisa...Tu vena solidaria corre ligera y mordaz en el poema...La vida sigue y los cuervos siempre están al acecho de los más débiles, sin duda.
Mi gratitud y mi abrazo inmenso,compañera y amiga.
M.Jesús

elisa lichazul dijo...

mil gracias a todos!!!

en tiempos de la Dictadura, los cuerpos que devolvió el mar fueron pocos, pero los pocos aún nos cobran la verdad y la justicia como sociedad chilena
besitos