s13



Empuño y los nudillos duelen
este  juego arde en el desdén
la dulce ilusión  por una filosa hendija escurre
y toda el alma ovillada queda

no sé consolar al que herido quedó
no sé alentar al que se revuelve y gime
no sé arropar al que tiembla infiernos

apenas es  lo que recuerda
con un  corazón en desgarro.


Lichazul © Elisa

6 comentarios:

El collar de Hampstead dijo...

Jo...
Desolador.

Has cerrado el otro blog?
Bss,Carmen

Meulen dijo...

El dolor es tan personal como la alegría
sin dudas cada quien debe aprender a salir de ello

y eso es por todo lo que se vive!

Rafael dijo...

De ahí viene el dolor de los nudillos y del alma...
Un abrazo.

Maritza dijo...

Muy humano...muy tierno, y a pesar del mensaje que dice:"no sé", creo que es muy comprometido.

ABRAZO GRANDE Y FELICIDADES EN TUS INICIOS POR AQUÍ, Y SIEMPRE,AMIGA!

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Las lastimaciones de esas confrontaciones, son parejas,,,porque a veces es peor...cuando uno no recuerda...o se siente herido...y la desmemoria no encuentra la causa.

Cookyta C.C.N dijo...

cuando hay desazón, cuando queda herido el corazón, solo hay congoja difícil consolar o dar consuelo